Podemos realizar una amplia gama de trabajos relacionados con el arco utilizando materiales de la más alta calidad. No es ningún secreto que el arco es tan importante como el instrumento, por lo que su mantenimiento es también muy importante para el músico exigente.

Para un rendimiento óptimo, las crines del arco deben ser reemplazadas cada seis a doce meses, dependiendo de la intensidad de su uso. Una buena manera de saber que necesitan ser reemplazadas es cuando se da cuenta de que necesita aplicar resina frecuentemente para hacer que el instrumento suene adecuadamente. Además es necesario el cuidado de la vara de arco y de sus crines por parte del intérprete, eso significa que es necesario limpiar la vara después de tocar, desenroscar el tornillo para reducir al mínimo la tensión de las crines y no tocarlas nunca con los dedos para evitar que las sustancias aceitosas naturales de nuestra piel entren en contacto con la crin

La hembrilla y el tornillo de la nuez a veces se desgastan y necesitan ser reemplazados. El ojal está hecho de metal más blando que el tornillo, lo que asegura que el eje del tornillo dure más tiempo. Es muy importante no apretar demasiado las crines. Cuando sienta que ya no hay espacio para apretar, deténgase para evitar daños en las hembrillas. Esto puede suceder cuando la crin es demasiado larga y no llega a tener tensión suficiente ni aun llegando al máximo de la rosca, a veces esto puede ocurrir por cambios bruscos en el clima o por viajes a lugares con temperatura y humedad muy distintas a las que hemos acostumbrado a nuestro arco.

La punta del hueso es muy importante para mantener el cabello en su lugar en la cabeza del arco y asegurar la integridad de la punta del arco en general. Si la punta del hueso es demasiado delgada o está agrietada en los bordes del orificio del taco superior, puede ser necesario reemplazar la punta del hueso.

Otro aspecto a tener en cuenta en el cuidado de los arcos es la guarnición de piel del pulgar. Este es el cojín blando sobre el que descansa el pulgar mientras sostiene el arco. El cuero se desgasta en el lugar donde descansa el pulgar, por lo que puede ser necesario reemplazarlo. Existen muchísimas opciones para el cuero, desde piel de canguro, lagarto, becerro, o sintética. La guarnición de cuero del pulgar y la extensión del entorchado de plata también actúan como protectores para el palo de arco, así como el mantenimiento de su peso y su buen equilibrio.

Pedidos por correo.